El rincón de la calma: un espacio para SER en el aula de Educación Infantil

¿Dónde nace este espacio?

Si conseguimos que l@s niñ@s, desde edades tempranas, aprendan a vivir de un modo más consciente, estaremos contribuyendo a educar personas libres y responsables, más capaces de controlar su vida y, en definitiva, de ser felices (Arguís et al., 2012). ¿Y si en las clases de educación infantil introdujéramos un espacio para saber quién soy, para descubrir cómo me siento o para explorar qué sensaciones y emociones me acompañan en este momento?

El rincón de la calma es una propuesta para reinventarnos y para reivindicar lo que es propio de l@s niñ@s de esta etapa: el juego, el descubrimiento del mundo y de uno mismo desde el asombro y la contemplación que solo la mirada inocente de la infancia puede regalarnos. Cada promoción de niñ@s que acogemos en nuestro centro nos muestra una nueva visión de un mundo en constante cambio. Vivimos en una sociedad enferma, que sufre de estrés, desorientación, tristeza y siente la necesidad urgente de recobrar la paz y el equilibrio (López-González, 2015). Nuestr@s niñ@s presentan unas características propias que nos hablan de un entorno cada vez más estresado y competitivo, lo que está influyendo de manera sustancial en su desarrollo cognitivo, motor y emocional. Es necesario que en los centros educativos surjan nuevos tiempos y espacios para parar y descansar de los múltiples estímulos a los que continuamente están expuestos, para aprender a estar con ell@s mism@s y conectarse desde la calma, favoreciendo así el encuentro con uno mismo y con el otro desde el SER.

De estas reflexiones nace la necesidad de crear un espacio lúdico en el aula en el que cultivar la calma y la tranquilidad, donde l@s niñ@s puedan ser más conscientes de su propio cuerpo, de sus sensaciones y emociones. Un lugar que tendrá como objetivos aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser (Delors, 1996). Hace falta concienciar tanto a las madres y los padres, como al profesorado del enorme bien que podemos hacerles a nuestros pequeños si les enseñamos la práctica de la atención plena (López-González, 2015) introduciendo en el aula espacios como éste.

¿Cómo lo hemos introducido en el aula?

En el aula de tres años hemos habilitado un lugar único en el que hemos cuidado todos los detalles: El rincón del tranquilito, como los propios niños lo llaman. Este lugar es una invitación para hacer una pausa, descansar y aprender a disfrutar con tranquilidad de un@ mism@ y de la presencia del otro. Es uno de los rincones del aula que a diario eligen libremente para jugar en parejas. En él, podemos encontrar diferentes objetos como cojines, peluches, plumas, cuentos, un caleidoscopio, y más. Pero son las aportaciones propias de cada niñ@ lo que lo convierte en un lugar tan especial para ell@s, llenándolo de otros materiales como gestos de cariño, palabras amables, caricias espontáneas, miradas o sonrisas cómplices que consiguen crear un ESPACIO PARA SER. Sin prisas, sin nada más que hacer que estar con ell@s mismos. Es un lugar donde l@s niñ@s se sienten segur@s, donde crean, inventan, imaginan, sienten, tejen sus propias historias y construyen su mundo interior. Donde SON.

¿Qué nos dicen l@s niñ@s?

A la pregunta de por qué les gusta el rincón del tranquilito, l@s niñ@s contestan:

-Porque es muy calentito.

-Porque nos sentimos tranquilos, contentos y felices.

-Porque nos hacemos cosquillas.

-Porque nos queremos mucho.

Después de estas respuestas llenas de una sabiduría profunda, y de la observación directa a lo largo de un curso escolar, podemos decir que este rincón les ayuda a:

-Conectarse desde la pausa lúdica con su cuerpo, sus sensaciones y sus emociones.

-Disfrutar del juego libre de manera calmada.

-Disfrutar de la propia presencia y de la compañía del otro.

-Regularse y tranquilizarse.

-Fomentar el no hacer nada y la contemplación serena.

-Desarrollar la imaginación, la creatividad a través del diálogo, y el encuentro con uno mismo y con el otro.

-Mejorar las relaciones con los demás desarrollando la empatía y la amabilidad.

¿Qué nos dicen l@s niñ@s?

A la pregunta de por qué les gusta el rincón del tranquilito, l@s niñ@s contestan:

-Porque es muy calentito.

-Porque nos sentimos tranquilos, contentos y felices.

-Porque nos hacemos cosquillas.

-Porque nos queremos mucho.

Después de estas respuestas llenas de una sabiduría profunda, y de la observación directa a lo largo de un curso escolar, podemos decir que este rincón les ayuda a:

-Conectarse desde la pausa lúdica con su cuerpo, sus sensaciones y sus emociones.

-Disfrutar del juego libre de manera calmada.

-Disfrutar de la propia presencia y de la compañía del otro.

-Regularse y tranquilizarse.

-Fomentar el no hacer nada y la contemplación serena.

-Desarrollar la imaginación, la creatividad a través del diálogo, y el encuentro con uno mismo y con el otro.

-Mejorar las relaciones con los demás desarrollando la empatía y la amabilidad.

¿Qué nos enseñan l@s niñ@s?

La formación de los propios docentes es fundamental para poder llevar a cabo cambios en el modelo educativo actual. Solo un educador consciente puede educar de forma consciente. Un educador consciente estará atento, tranquilo, relajado, en paz consigo mismo y con los demás.  A través de su mera presencia encarnará cualidades y actitudes como la paciencia, la confianza, el respeto y la amabilidad (Mañas et al., 2014).

Construir juntos otros universos en los que podamos SER para dar lo mejor de nosotros al mundo, y enseñar a nuestr@s hij@s a estar bien, a saber conectarse con ell@s mism@s, con su cuerpo, con su respiración y con su corazón. Con lo que SON. Para poder sentir, ser y descubrir qué les hace felices y poder hacerlo y ofrecerlo al mundo (Sainz, 2015).

Mi más profundo agradecimiento a cada uno de los niños y niñas que he tenido la inmensa suerte de conocer y acompañar a lo largo de estos veinte años de profesión. Ell@s han sido mis grandes maestr@s, regalándome su sabiduría, inocencia y alegría, llenando mi corazón de esperanza y confianza en una educación más consciente, amable y compasiva.

Referencias

Arguís, R., Bolsas, A. P., Hernández, S., y Salvador, M. M. (2012). Aulas felices. AMAzônica, 6(1), 62-87.

Delors, J. (1996). La educación encierra un tesoro. Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI. Ediciones UNESCO.

López-González, L. (2015). Meditación para niños. Plataforma.

Mañas, I., Franco, C., Gil, M.D. y Gil, C. (2014). Educación consciente: mindfulness (atención plena) en el ámbito educativo. Educadores conscientes formando a seres humanos conscientes. En R. L. Soriano y P. Cruz. (Eds.). Alianza de civilizaciones, políticas migratorias y educación. (pp. 193-229). Aconcagua Libros.

Sainz, P. (2015). Mindfulness para niños. Cómo crear un hogar más feliz a través de la meditación. Zenith Editorial

Imagen de Kelly Sikkema


Una respuesta a “El rincón de la calma: un espacio para SER en el aula de Educación Infantil

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s